Desde su juventud, Juan Pablo Duarte, fue un líder de la época. Con tan solo 25 años fundó La Trinitaria, movimiento que ayudó a influir sobre otros jóvenes y accionó los movimientos independentistas.

En el libro «Duarte – un hombre de fe y de acción», Euri Cabral expone características, pensamientos, ejemplos y testimonios que marcaron a Duarte como un gran ejemplo, no solo por su ideales patrióticos sino por su persona y su liderazgo.

¿Cuál fue el secreto de Duarte para que hoy lo reconozcamos como un héroe y un gran líder nacional y esté en alta estima en cada dominicano?

Yo pienso que más que su posición como padre de la patria, más bien tiene que ver con su carácter, su desinteresado servicio al pueblo, su temor de Dios y su firme convicción con sus ideales.

Duarte apreciaba la sabiduría y la enseñanza que proviene de Dios.Tuitea esta frase!

Estos ideales y principios que marcaron a muchos jóvenes que tuvieron contacto con Duarte, nos sirven de estándares que podemos seguir y hacer la diferencia entre muchos líderes, que lamentablemente no podemos tener como ejemplo como lo fue Duarte.

De muchos principios de liderazgo de Duarte, mencionados en el libro, resalto cinco que me llamaron la atención y que podemos aplicar:

  1. Temor de Dios.

    Duarte es conocido por su fe y confianza en la voluntad de Dios. Un buen líder se mantiene firme en sus convicciones, valores y principios. Duarte apreciaba la sabiduría y la enseñanza que proviene de Dios. Sin lugar a dudas Duarte entendía lo importante que era guardar su corazón. «Procuraré conservarme bueno, conservaré mi corazón y mi cabeza»

    “Las grandes enseñanzas de Jesús estuvieron siempre presentes en la vida de Duarte, como parte de su gran espíritu cristiano y de su profunda fe” (página 186)

  2. Integridad.

    Un líder efectivo debe reflejar confianza. Esta confianza ayudó a conseguir muchos seguidores. Al mismo tiempo cambió los ideales de muchos para lograr la iniciativa independentista.

    Este es un valor del cual carecen muchos líderes y la falta de integridad determinará la calidad de impacto que tendrás sobre otras personas. Duarte entendía que la felicidad era producto de ser honesto, integro y justo, él dijo «Sed justos lo primero, si queréis ser felices; ese es el primer deber del hombre»

    “Duarte es un ejemplo por su honestidad como político y como administrador de los recursos públicos”.(página 219)

  3. Humildad.

    Un buen líder no se cree más alto, ni más bajo que los demás. Mantiene un balance de sus fortalezas y sus debilidades.

    Duarte mostró una capacidad y una ambición tremenda para formar nuestra patria pero nunca mostró una ambición para sí mismo. «Siempre fui motivo de amor entre todos los dominicanos, y jamás piedra de escándalo, ni manzana de discordia»

  4. Visión.

    Duarte vivió bajo una visión que lo llevó a lograr sus sueños. Un buen líder les recuerda a otros qué es lo que tratan de construir. Un líder presenta un mejor futuro, a dónde quiere llegar y anima a los otros al decirles «Marchemos, por la cruz, por la patria y su gloria denotados al campo».

    A pesar de los tiempos bajos y frustraciones, Duarte nunca perdió su visión.

  5. Influencia.

    Las personas fueron atraídas por su visión, porque supo poner el ejemplo y tomó la iniciativa. Los buenos líderes son capaces de atraer a las personas y moverlas a la acción. «Lo poco o mucho que hemos podido hacer o hiciéramos aún en obsequio de una Patria que nos es tan cara y tan digna de mejor suerte, no dejará de tener imitadores; y este consuelo nos acompañará en la tumba».

Duartes es sin lugar a dudas un ejemplo a seguir. Fue un hombre visionario y con grandes ideas progresistas que cambiaron su entorno e influyó en miles de dominicanos para lograr lo que hoy se conoce como República Dominicana.

Pensar en Duarte me lleva a seguir un buen ejemplo de liderazgo, a seguir creciendo como persona, a desarrollar una visión para mi vida, a guardar mi corazón, a ponerme al servicio de los demás y, sobre todo, a tomar acciones fundamentadas en la voluntad de Dios. Creo que con su ejemplo todos podemos ser mejores dominicanos.

«Duarte es un ejemplo a seguir en todo momento de nuestras vidas para hacer cada vez más y más la patria dominicana que él nos legó, transite por senderos de amor, de esperanza, de armonía, de bienestar, de prosperidad, de felicidad, de justicia social y de plena libertad». (Página 221)

¿Cómo crees que el liderazgo de Duarte puede inspirar para alcanzar nuevas oportunidades?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .