¿Algunas vez te has sentido que tu día no te rinde? ¿Quisieras que tu día durara más de 24 horas? Si quieres ganar la carrera contra el tiempo debes de buscar las estrategias correctas.

Soy de las personas que siempre tengo algo que hacer. Como creativo siempre tengo proyectos en mente y tareas que cumplir. Nunca me he visto sentado y preguntado «¿Qué voy hacer ahora?». Trabajos profesionales, proyectos personales, tareas familiares, tareas de la iglesia. Es vivir en un afán de vida constante.

Me considero un cumplidor y me gusta terminar mis proyectos. El problema es que con tantas cosas, el día pasaba y no lograba mucho. Por más que me esforzara, siempre tenía excusas de no tener tiempo para hacerlo todo. Siempre había dicho «No me da el tiempo, me gustaría que el día tuviera más de 24 horas».

Voy a cumplir seis meses desde que comencé lo que llamo mi nuevo estilo de vida. Uno de mis mayores retos fue ganar la carrera contra el reloj. Estoy en un proceso de aprendizaje en donde trato de reflexionar sobre mi plan de vida. No podemos dejar llevarnos del afán diario de querer hacerlo todo en un mismo día. Ha sido un momento de organizar y priorizar.

«Todo tiene su momento oportuno» Eclesiastés 3:1

El tiempo no me daba por dos razones:

  • No tenía claras mis prioridades. Cuando no sabes lo que es importante para ti, te dejas llevar por la corriente. Vives bajo la agenda de otras personas o actividades. Terminas haciendo el proyecto de otros en vez de enfocarte en lo que realmente te deberían ser tus prioridades.
  • Falta de organización. Cuando empiezas el día sin tener claros tus objetivos, te pierdes en el camino. Tienes esa sensación de que pasan las horas y no ves que avanzas, que logras poco o nada.

Es momento de cambiar eso. Debes aprender a administrar el tiempo y establecer un mapa bien claro de lo que quieres hacer con tu día. Como bien dijo el sabio Salomón

«Los planes bien pensados: ¡pura ganancia!» (Proverbios 21:5)

y también el apóstol Pablo nos motiva a

“asegurarnos que todo se haga de forma apropiada y con orden” 1 Corintios 14:40

Para lograr que tu día tenga más de 24 horas o por lo menos que parezca así, te recomiendo estas simples estrategias:

  1. Escribe las tareas específicas que quieres realizar durante el día.

    Es importante escribir todo lo quieres hacer. Sácalo de tu cabeza, así podrás tener un panorama general. «lo que está escrito, es lo que se hace».

  2. Organiza tus tareas en una agenda.

    Una vez tengas todas tus tareas, organízalas en un calendario y prioriza cuáles son las más importantes.

    Es bueno saber que habrá tareas que no podrás hacer durante el día y se quedarán ahí por un buen tiempo. No te afanes, la idea es saber lo que tienes pendiente sin dejarte llevar por la corriente.

    «Las decisiones que tú haces determinan tu agenda. Tu agenda determina la vida que vives.» Lysa Terkeurst

  3. Levántate más temprano.

    Madrugar es un elemento clave. Esto me ha ayudado a desarrollar una serie de actividades que siempre había querido hacer como ejercicios, leer, planificar, entre otros cosas. Aprende sobre este hábito en este artículo.

  4. Cronometra tu tiempo.

    Esto ha sido un poco difícil , pero no imposible. El tener un calendario electrónico con tus tareas te ayuda a estar atento. Por ejemplo, en mi calendario tengo tareas activadas con un recordatorio «la hora de revisar el correo», «la hora de descansar», «la hora de ver redes sociales», «la hora de dormir».

    No importa que tan pequeña sea tu tarea, es importante saber cuánto tiempo le vas a dedicar y que te recuerde cuándo empezar y/o terminar.

    Tampoco es cuestión de ser psicorígido pero te da una idea de cómo administrar tu tiempo.

  5. Evita las distracciones.

    Las distracciones son fatales. Para mí lo peor han sido las famosas «Notificaciones». Desactiva todas las notificaciones que no son importantes.

    El famoso «Whatsapp» trato de apagarlo durante mis horas de trabajo. Así, también es importante mantener un tiempo para revisar tu correo, revisar las redes sociales y cualquier otra cosa que significa distracción en tu área de trabajo.

  6. Aprende a decir «No».

    Soy de las persona que dicen «Sí» a todo. Me ha costado mucho trabajo aprender a decir «No». No somos súper heroes. No podemos comprometernos con algo o con alguien para luego estar arrepentidos.

    No podemos comprometernos con algo o con alguien para luego estar arrepentidos.Tuitea esta frase!

    Esto afecta a tu relación con tu familia y tu relación con Dios. Como persona de fe, antes de tomar una decisión he aprendido primeramente a orar y ponerla en manos de Dios, así como también he aprendido que cuando se trata de decisiones importantes, lo comunico a mis líderes y personas que sé que me darán un buen consejo.

  7. Se intencionado.

    “Ser intencionado es enfocarte en hacer las cosas correctas, momento a momento, día a día y luego seguir trabajando en ellas de forma consistente”.John Maxwell

    Debes querer sacar el tiempo necesario para cada tarea, pero no solo querer sino lograrlo. No puedes dejar que otras cosas te roben tus planes.

    A veces la televisión y el internet nos pueden quitar mucho tiempo. Debemos saber cuándo parar y saber dedicar el momento necesario a las cosas que realmente son importantes.

Todos tenemos las mismas 24 horas. Es imposible parar o extender el tiempo. Nuestra parte es buscar la mejor manera de priorizar y organizar.

¿Cuáles de estos consejos pueden ayudarte para que tu día sea más productivo?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .

  • Darla Finocchiaro

    Excelente consejo, Juan Carlos. Gracias.