Has pasado por la situación en donde hay algo mal en tu vida y te das cuenta que debes cambiar. Cómo puedes lograr un cambio con éxito.

En toda la primaria y los dos primeros años de bachillerato no fui buen estudiante. Fui muy negligente con mis estudios. En segundo de bachillerato estaba en deficiencia académica, si continuaba así me iban a expulsar del colegio.

Mi amigo Píndaro también estaba en la misma situación. Estábamos tan consternados que tomamos la decisión de cambiar la situación. ¡Teníamos que cambiar! Incluso nos acercamos a los buenos estudiantes para preguntarles cómo estudiaban, cuáles eran sus rutinas de estudios y ver si podíamos aprender algo de ellos.

A duras penas llegamos a tercero. Esta vez, Píndaro y yo comenzamos con todo el pie. Todas las tardes rendíamos cuentas de las tareas y de nuestro progreso. Nos ayudábamos con los proyectos difíciles y nos animábamos mutuamente.

Es tu decisión

Has pasado por la situación en donde hay algo mal en tu vida que quieres cambiar. Quizás un mal hábito, tus finanzas, problemas en la familia, tus estudios, en tu salud o simplemente quieres dar un giro de 180 grados a una situación específica.

Estas situaciones donde he necesitado cambios me han sucedido varias veces en distintas áreas. Cada vez que decido cambiar algo, pongo en práctica tres componentes importantes:

  1. Iniciativa

    Hay un momento específico en el cual tienes que parar y decir «hay algo mal aquí, esto no puede seguir así»

    Decidimos tomar la iniciativa, como la define Steven Covey «reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan». Como nos sucedió a Píndaro y a mí, nuestra responsabilidad era priorizar lo más importante en ese momento, ser estudiantes.

  2. Una persona que luche a tu lado.

    «Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo». Eclesiastés 4:9

    A lo largo de mi trayectoria he contado con grandes personas que me han ayudado a seguir adelante.

    Para bachillerato fue Píndaro; en la Universidad fue Emilio, quien hoy día es mi socio, ambos terminamos con honores; en la Maestría fue Hipólito, juntos dimos el discurso de graduación.

    Para mi vida espiritual están mi pastor Charlie y mi compañero de pacto John, quienes me ayudan a ganar cada día en la batalla de la vida.

  3. Un nuevo enfoque de ti mismo.

    Debes convertirte en lo que quieres cumplir. Debes considerarte como si ya fueras un experto o como si el cambio se hubiera logrado.

    Pensar en el hecho de ser «un mal estudiante» se me había olvidado. Mi forma de pensar había cambiado por completo. Había dejado atrás mis malas notas y mis malos años. Comencé a tener un «enfoque proactivo» hacia mí mismo.

    Al salir del colegio, de estar entre los peores estudiantes terminamos dentro de los mejores. Nuestra forma de pensar había cambiado. Ya no podíamos decir que éramos «malos estudiantes».

Si queremos lograr un cambio debemos tomar conciencia que algo anda mal, tomar la responsabilidad de cambiar, buscar la ayuda necesaria para que alguien luche contigo y creer lo que quieres llegar a ser.

¿En qué áreas de tu vida de tu gustaría cambiar?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .