Cuando nuestros hijos ven televisión nos cuidamos de lo que ven. Las películas y muñequitos tienen mucha influencia sobre ellos. No queremos que lo que aprenden ahí dicten su forma de pensar. Es por eso que nos gusta tratar de buscar conceptos positivos que podamos enseñarles con cualquier cosa que ellos ven.

No fue diferente con “La Película de LEGO”. Cuando mis hijos fueron a ver la película al cine con su mamá, llegaron locos. Les encantó. No dejaban de hablar de ella. Toda conversación giraba alrededor de la Película. Me tenían loco. Estaban tan emocionado que me daba pena decirles «Ya está bueno de hablar de eso, no todo gira alrededor de esa película» No sabía como canalizar y parar toda esa emoción sin ofenderlos ni desanimarlos.

Mientras pasaban los meses seguían jugando con sus LEGOS y formaban los caracteres de la película, lo dibujaban, los construían con otro tipo de bloques, cantaban la canción. Hasta que un día le pregunté a Juan Diego «¿Qué aprendiste de la película?» Aunque me explicó un poco, no era realmente la respuesta que buscaba.

Finalmente pude ver la película en DVD y la verdad me sorprendió. No pienso en criticar la película desde el punto de vista cinematográfico, no me importa si es buena o mala. Solamente pienso cómo puedo sacar principios claros y positivos de esta película que pueda utilizar a mi favor. No me interesa recalcar lo negativo, mas bien buscar principios que me ayuden a formar su liderazgo.

Si no has visto la película, no importa, trataré de no revelar mucho. Es un personaje llamado Emmet quien siempre hace lo correcto, sigue las normas del manual. Dentro de la sociedad es un ciudadano más. Pero todo cambia cuando se da cuenta de que era alguien especial … o quizás no. Finalmente debe de hacer lo posible por evitar que el mal desaparezca su mundo. La típica historia del héroe que encuentra su destino y salva el planeta.

En fin, estos son cinco principios que obtuve de la película y les enseño a mis hijos. Con ellos trato de forma su liderazgo y carácter. Quizás puedas usarlo tu también.

  1. Levántate con buena actitud.

    Cada vez que ellos se levantan malhumorados y quejándose, les digo «recuérdate de Emmet, ¿cómo se levantaba? se ríe, dice buenos días a todos, disfruta la vida, se levanta con buena actitud»

  2. Sigue las instrucciones.

    Lo primero que Emmet tomaba era su manual de instrucciones. Hace la alegoría a que todo juego de LEGO tiene un manual que te indica paso a paso para construir la pieza. Yo aprovecho para enseñarles que la vida tiene reglas que debemos cumplir, tanto en la casa como el calle.

    También como personas de fe, nos gusta recordarles que nuestro manual es la Bíblia. Para nosotros es el manual más importante de la vida.

  3. Sé creativo y utiliza tu imaginación.

    A principio Juan Diego tenía armados sus LEGOS como correspondía. No quería destruirlos. Le tuve que enseñar que uno debe de estar abierto a la imaginación y a la creatividad y para eso eran los LEGOS, para crear. Le hice ver como los personajes tomaban distintas piezas para construir otras formas y figuras.

    Esto ha despertado su imaginación, comenzó a utilizar los LEGOS como corresponde y ser un verdadero maestro constructor.

  4. Sé tu mismo.

    Emmet quería ser como Batman. Quería ganarse el favor de la chica.

    Juan Diego y Lucas se imitan. Lo que hace uno, lo quiere hacer el otro. Se dicen «no me copies» «papi, dile que no me copie». A veces pelean, otras veces juegan. No deja de ser una oportunidad para enseñarle esta verdad. No debemos de tratar de imitar a otros. Debes de ser tu mismo. Tener tu propia personalidad, tus propios deseos y anhelos.

    Como padres debemos de recordar que su identidad no la define las circunstancias. Su identidad está basada en lo que Jesús piensa de nosotros

  5. Juega en equipo.

    Todos los hermanos pelean por sus cosas y por sus juguetes, principalmente Lucas y Daniel. Cada vez que comienzan a pelear, les canto el tema de la película «Todo es increíble cuando eres parte de un equipo». La verdad es increíble, toman otra actitud. Bueno, Daniel todavía no lo entiende, pero por lo menos se calman las aguas cuando Lucas retrocede en la discusión.

Pasa tiempo con tu hijo.

Definitivamente nuestros hijos son un reflejo de lo que ven. Es por eso que debemos de modelar buenos principios. El niño de la película había creado su propio universo reflejado en como veía a su padre. La película nos deja un mensaje importante de tener tiempo de comunión, comunicación y entendimiento con nuestros hijos. Pasar tiempo con ellos y escuchar lo que ellos piensan y se imaginan.

Yo como padre recordé este importante principio. Invertir tiempo en ellos es fundamental. No podemos comprimir nuestro rol como padres dentro de nuestra agenda apretada y ocupada. Ser padres se trata de relación. Ellos nos necesitan. Esto les da seguridad, estabilidad y les ayuda crecer su autoestima.

“Pasa tiempo con tus hijos. Escucha lo que ellos piensan y se imaginan.” Tuitea esta frase!

Admito que la película fue divertida, tiene estas enseñanzas que aprovecho para hablar a mis hijos cada vez que tengo la oportunidad. La utilizo como palanca para guiar su emoción y para sacar lo mejor de ellos.

Si viste la película, ¿Qué otros principios aprendiste que puedes enseñar a tus hijos?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .

  • Darla Finocchiaro

    Lo dijiste todo, Juan Carlos. Buenísimo!

    • http://juancarlosperezgomez.com/ Juan Carlos Pérez Gómez

      @disqus_r3eo44ug7Q:disqus muchas gracias Darla!