Nuestras palabras tienen mucho poder. Hablar bien y dar cumplidos a otros puede ayudar a animar su estado de ánimo, productividad y los hace sentir más seguros de sí mismos.

Recuerdo mi primera clase de Publicidad en la universidad. Nunca olvidaré las palabras de la profesora, quien nos dijo: «Si ustedes hacen una campaña, y es exitosa, no esperen recibir cumplidos, llegarán a la agencia la mañana siguiente y todo seguirá igual».

Años más tarde la profesora tenía toda la razón, estas palabras eran la pura realidad. Creaba buenos y funcionales artes de prensa y muy pocas veces había un cumplido de parte de alguien.

Me acostumbré a la idea de que era parte del trabajo. Al mismo tiempo, creaba en mí una gran inseguridad y debilitaba mi capacidad creativa.

Todo lo contrario ocurrió cuando comencé a asistir a las reuniones de la iglesia. Mis pastores y líderes me daban cumplidos por cualquier detalle mínimo que hacía. Para mí era embarazoso recibirlo, simplemente no estaba acostumbrado, sentía que era parte del trabajo y no lo merecía.

Tan mal acostumbrado estaba que se me hacía difícil dar cumplidos a otros. Es algo que he ido aprendiendo poco a poco. Hoy día he aprendido mucho acerca de dar cumplidos y lo importante que es.

Parte de un buen liderazgo es dar palabras de ánimo a otros.

En el libro: «Los líderes y sus 10 errores más comunes» de Han Finzel, muestra que uno de estos errores es la «falta de aprobación». A veces como líderes subestimamos el poder de expresar amabilidad y no entendemos que un poco aprobación y ánimo revitaliza a otros. Algunos puntos importantes sobre dar palabras de ánimo:

  1. Las personas se revitalizan cuando reciben cumplidos.

    Hay personas que simplemente necesitan escuchar palabras que enciendan la chispa de su motor. Es la forma como ellos funcionan.

    «La aprobación hará que la gente que trabaja con usted se sienta más satisfecha que si le ofreciera fama y fortuna».Tuitea esta frase!

  2. Crea confianza y seguridad en aquellas personas que te rodean.

    Tu boca debe ser fuente de vida. Trata de animar a tu esposa, hijos, empleados y cualquier persona sobre la cual tengas influencia con palabras de afirmación y admiración.

    Mi hijo Lucas está comenzando a bañarse y cambiarse solo, no hay nada que lo motive más que escuchar las palabras «tú sí puedes». Cada que vez que está a punto de darse por vencido o ponerse un poco perezoso, vuelve a intentarlo y lo logra.

  3. Los cumplidos deben de hacerse en el momento.

    No dejes de elogiar a alguien cada vez que se lo merezca. No dejes que pase el tiempo, dejarlo para después no tendrá efecto.

    “Si alguien se merece tu elogio, ahora es el momento de hacerlo, porque no podrás leer su epitafio cuando haya muerto». Tuitea esta frase!

  4. Las palabras de ánimo deben ser repetidas varias veces.

    No puedes decirle a tu esposa «te amo» una sola vez en la vida. Tienes que hacerlo constantemente.

    Las palabras de ánimo es algo que nos gusta escuchar una y otra vez. Debe ser algo continuo. Las personas se cansan por el arduo trabajo y necesitan una dosis de nuevos elogios.

  5. La Biblia nos anima hacerlo.

    Aunque esto no es directamente del libro, fue la primera vez que escuché sobre esto cuando mi pastor enseñó este principio. La Biblia nos anima a que toda palabra que salga de nuestra boca resulte de estímulo o edificación a otros, en vez de decir palabras negativas e hirientes.

    «No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan». Efesios 4:29

El rey Salomón dijo «La muerte y la vida están en poder de la lengua» (Proverbios 18:21). Está de parte de nosotros poder bendecir o no a otras personas con nuestras palabras. Este versículo termina diciendo: «quienes la aman comerán de su fruto». Te animo a que comiences a emplear palabras que revitalicen, animen y empujen a las personas. Estoy en el proceso de aprender a darlas y recibirlas, lo cual ha sido de gran bendición.

¿Cómo las palabras de ánimo han impactado tu vida? ¿Eres de las personas que dan cumplidos a otros? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .