Una decisión importante que tomé el año pasado fue pasar por un proceso de transformación personal. Simplemente era poner en práctica buenas teorías y principios que por muchos años había pasado por alto. ¡El resultado ha sido excelente!

Es un proceso que ha durado muchos años y todavía continúa. Comenzó desde mi acercamiento a Cristo y durante los últimos quince años, las bases espirituales y principios bíblicos me han ayudado a crecer como persona, líder, empresario, esposo y padre.

Toda persona busca crecer y mejorar en lo personal, espiritual y profesional, pero es más fácil leerlo y estudiarlo que aplicarlo. Como muchas personas tenía muchas teorías en la cabeza pero no las aplicaba directamente a mi vida.

Un nuevo comienzo

Por supuesto no quiere decir que todo estaba «patas arriba». El proceso de transformación comenzó con ajustar algunos detalles que me hacían falta para mi desarrollo personal y vivir de una manera más intencional con respecto a todo eso.

Comencé a crear buenos hábitos que había postergado por mucho tiempo, a crear un plan de vida, a ajustar mis prioridades, a trazar metas claras y seguir en el proceso de aprendizaje.

Esto me motivó a escribirlo y compartirlo contigo.

Comencé este blog con el propósito de motivarte, inspirarte y despertar sueños y aspiraciones estancadas, a crear buenos hábitos para vivir una vida más efectiva y avanzar en el desarrollo de tu liderazgo y mayordomía de la vida.

No puedo creer que en junio cumplo un año y cada día que pasa me siento más motivado para escribir. ¡Es tiempo de despertar, crear y avanzar!

Estas son cinco razones por la que empecé el blog:

  1. Crear un buen hábito y una disciplina.

    Parte del proceso de transformación requería de mi parte lograr hábitos saludables como levantarme temprano, hacer ejercicios, tener un hábito regular de lectura, escribir, entre otros. Comenzar a escribir era importante para mí.

    Mi objetivo es ser constante. Aunque me gustaría hacerlo con más frecuencia me he limitado a escribir una vez por semana. Es lo que mi agenda puede aguantar.

  2. Mis pensamientos están más claros.

    Soy una persona muy gráfica. Para entender algo tengo que verlo con dibujos y esquemas. Además necesito prestar mucha atención a las cosas para entenderlas y para que me queden bien grabadas.

    Así que al pensar y analizar sobre mi vida, sobre los valores y principios que nos forman, me ha ayudado a tener bien claro mis pensamientos, mi enfoque y estar comprometido a vivirlos.

  3. Paso a través de la experiencia de lo que escribo.

    La mayoría de los artículos están basados en experiencias personales, libros, enseñanzas y consejos recibidos. Esto me ayuda a tener una retrospectiva de la vida, evaluar cada situación y ser intencional en aplicar a mi vida lo que estoy predicando.

  4. Crea un nuevo pasatiempo.

    El hábito de escribir me ha alejado un poco de la rutina diaria del trabajo regular y los quehaceres diarios. He creado un nuevo pasatiempo que disfruto. Es un descanso para mi alma.

  5. Me motiva ayudar a otros.

    Esta es mi principal motivación, ayudar a otros. Cuando uno se siente sano espiritual y físicamente está en la mejor posición para ayudar y animar a otros que están pasando lo que yo he pasado.

    Al principio tenía muchos miedos. Primero, no tenía la confianza de escribir. Segundo, no tenía la confianza de expresar mis pensamientos y ser transparente con otras personas.

    Pero en el proceso me he dado cuenta que me gusta hacerlo y que puedo ayudar aquellas personas que toman el tiempo para leer.

Quiero agradecer a aquellas personas que desde el principio me han apoyado y me han escrito palabras de ánimo. Me han dado nueva luz para escribir y poder plasmar mis experiencias que sirven de análisis y evaluación de mi vida.

Me gustaría saber más de ti. ¿Te gustaría poder expresar tus pensamientos de alguna forma? ¿Te han servido estos artículos? ¿Qué otro tema te gustaría que tocara? ¿Cómo puedo ayudarte?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .