Mientras entramos al mes de febrero veo que tengo plasmadas mis metas y resoluciones, pero falta algo más. A pesar de que mis resoluciones están basadas en principios bíblicos, también pienso vivir este año con otros versículos lema, o también como me gusta llamarlo, versículo espada, que siempre estén resonando en mi cabeza.

La Biblia es el lugar perfecto para buscar principios por los qué vivir. Es el lugar perfecto cuando se trata de comenzar y avanzar en la vida.

He decidido ser más intencional en memorizar y, mucho más importante, aplicarlos. Estos son mi 6 versículos con los que puedes comenzar. Espero que te ayuden a dar un paso hacia adelante este año.

  1. Filipenses 3:13-14

    «Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús».

    Por supuesto, este versículo es uno los principales de este blog. Siempre hay espacio para mejorar, cada día puedo ser una mejor persona. Debo pensar en dejar atrás los errores del pasado y mirar hacia el frente. Nadie es perfecto, los errores seguirán, lo importante es aprender de ellos. Con un corazón humilde y arrepentido puedo avanzar hacia adelante y trabajar en el propósito que Dios tiene para mí. “Cometer errores no es un error; no aprender de los errores es un error”.

  2. Salmo 90:12

    «Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría».

    Recordar los días que me quedan en esta vida me ayuda a recordar lo corta que es. Al entender esto, estoy más atento para tomar decisiones sabias todos los días sobre el uso de mis recursos.

    ¿Qué acciones voy a tomar? Hacer lo mejor de mí cada día; vivir conforme a los propósitos de Dios; hacer que cada día de mi vida cuente.

  3. Miqueas 6:8

    «Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios».

    Esto me recuerda que tengo que hacer lo que es correcto, tratar a otros con gracia y, por supuesto, saber Quién es el que está a cargo de todo.

  4. Efesios 4:32

    «Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo».

    No guardar rencor a nadie a pesar de lo que alguien te puede haber hecho. La falta de perdón es el peor enemigo que puede tener el corazón. Aseguro todos los días que Dios filtre todo lo que hago y todo lo que digo.

  5. 1 Tesalonicenses 5:16-18

    «Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús».

    Uno de los versículos favoritos de mi pastor. Como lo dice, resume cuál es la voluntad de Dios: estar contento; en comunicación y relación constante con Él; agradecido por todo.

  6. Hechos 3:13

    «Más bien, mientras dure ese “hoy”, anímense unos a otros cada día…»

    ¿A quién voy animar hoy? Esa es una de las preguntas que estoy haciendo este año.

    Este es el tercer versículo que añadí como lema del blog. Es mi intención animarte y motivarte a través de estas palabras.

Por supuesto, la Biblia está llena de versículos, por eso es importante leerla y sumergirse en ella todos los días. Cuando la aplicas a tu vida, verás claramente las bendiciones de Dios.

¿Cuál o cuáles versículos tienes como lema para este año?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .