Hay miles de artículos que tratan de convencerte que levantarte temprano es lo mejor para tu productividad, tu salud, para ser más feliz, entre otras cosas. Aunque este podría ser un artículo más sobre el tema, el propósito de este blog es ayudarte a despertar del pasado, crear nuevas estrategias y avanzar en cumplir con tu propósito. Son consejos basados en mi experiencia que te pueden servir a ti como lo han hecho para mi.

Entiendo que hay personas que tienen un estilo de vida diferente y no aplica para todos los casos. Sin embargo hay muchos líderes y personas de influencia que tienen este hábito y por lo tanto son testimonio de su propio éxito. No se cual sea tu situación pero yo decidí volcarme por el lado de líderes que admiro e intentar algo nuevo en mi vida: madrugar.

Desde que comencé a trabajar y compré mi primera computadora, realizaba trabajos en casa o hacía «picoteos». Era común trabajar hasta muy tarde en la noche. Eso se había convertido en lo normal, era mi rutina diaria. Mi hora productiva era de diez de la noche en adelante hasta las dos o tres de la madrugada.

Te ha pasado que algunas veces tratas de hacer algo en la noche y por más que intentes no te da resultado. Lo vuelves a intentar en la mañana y consigues la solución en menos de diez minutos. Esto me sucede cuando diseño páginas, paso horas y horas en la noche buscando la solución a un problema. Sin embargo cuando vuelvo a intentarlo en la mañana las soluciones comienzan a llegar sin ningún esfuerzo.

Ciertos aspectos comencé a evaluar de mi vida y fue cuando empecé a cambiar algunos de mis hábitos. Cuando me levanto temprano y realizo trabajos en la mañana en vez de la noche, tengo mejores resultados. Tengo más ánimo y mi mente está más fresca.

Madrugar es un hábito de campeones. Es posible, siempre y cuando tengas la intención de hacerlo.

Tuitea esta frase!

No sé cuál sea tu forma o estilo de vida, no sé cuál es tu situación actual, pero te animo a que lo intentes. No es fácil, pero estas son algunas sugerencias que te pueden ayudar:

  1. Transforma tu mente y comprométete a dar pequeños pasos.

    En este artículo describo estos dos conceptos para cumplir tus metas. Si quieres lograr algo debes comenzar por tu «ser», para luego activar tu «hacer». Es posible que estés diciendo «ni loco me voy a levantar tan temprano». Debes decir «soy una persona que se levanta temprano».

    Así mismo, debes comenzar poco a poco, dar pequeños pasos. Un hábito no se obtiene de la noche a la mañana.

  2. Acuéstate temprano.

    Esto ha sido lo más incomodo para mi. Fue un cambio radical en la forma como yo operaba. Debes ponerte la meta de acostarte temprano.

    Deja de trabajar, de ver televisión, deja el celular, de hacer lo que sea y acuéstate! Obviamente, debes saber cuales son tus responsabilidades. Mi límite es entre diez y once de la noche. Cuando llego a este punto, sin pensarlo cierro la computadora y me acuesto. Si lo pienso mucho me voy a quedar atascado en el computador.

  3. Prepara todo la noche anterior.

    Algo que hacía mi Papá era sacar su ropa el día anterior. Nunca tomé ese hábito. Hoy día me recuerdo de eso y la verdad es que es una excelente idea. Admito que todavía es un reto. La idea es dejar todo listo para no tener que hacerlo en la mañana. Arregla tu bulto, saca la ropa y prepara todo de antemano.

  4. Pon una alarma media hora antes de lo normal.

    Si te levantas a las seis de la mañana, pon la alarma media hora antes, hasta coger el hábito. Cuando sea normal levantarte a las cinco y media, luego pon la meta de levantare a las cinco. Recuerda que para logra metas debes de tomar pasos pequeños. Nunca intentes levantarte dos horas antes de lo normal porque simplemente no te dará resultado. Debes de comenzar de forma gradual.

  5. Haz un calendario de las tareas que quieres lograr en un periodo de tiempo.

    Tu agenda lo controla todo. Una vez que tengas el hábito de levantarte a la hora que has decidido, distribuye el tiempo entre las tareas que quieres realizar durante ese periodo. No pongas tareas muy difíciles. Generalmente los expertos tienden a realizar trabajos creativos y productivos.

    Para mi, es el tiempo para mi devocional, hacer ejercicios, leer o estudiar.

Ha sido un viaje emocionante, porque he realizado tareas que nunca había podido hacer con la excusa de «no tener tiempo». Me ha ayudado a tener listo una serie de actividades que siempre había querido hacer como ejercicios, leer, planificar, entre otros cosas.

Es interesante estudiar como grandes líderes aconsejan tener este buen hábito de madrugar. Mi pastor siempre me habla sobre esto. Ideas buenas pero nunca pensé que se aplicarían a mí.

No fue hasta que comencé aplicarlos y darme cuenta de las muchas ventajas que tiene. Al principio, como todo, requiere un esfuerzo y dominio propio, pero los resultados han sido sorprendentes. Madrugar es sin duda un hábito de campeones. Creo que es posible, siempre y cuando tengas la intención de hacerlo.

¿Tienes otras sugerencias para convertirte en un madrugador?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .