Cuando creces, te desarrollas y te conviertes en la persona que eres, con tan solo mirar hacia atrás y ver las circunstancias que moldearon tu carácter, te das cuenta que no faltó el rechazo.

Cuando joven pasé por varias circunstancias que marcaron mi personalidad. El primero fue mi estatura. Siempre fui el más pequeño de la clase y nunca faltaron los comentarios, relajos y burlas de otros.

Luego comencé a perder cabello a muy temprana edad, en plena juventud, en donde los retos son aún mayores y necesitas estar confiado y seguro de ti mismo. Me sentí desanimado. Había afectado la confianza en mí mismo.

¿Cómo puedes contrarrestar el rechazo?

Estas áreas definitivamente afectaron mi forma de ser y mi carácter. Lo que me ayudó a superar esto fueron algunas historias que aprendí sobre Dios y lo que él tiene que decir sobre mí. Una de mis historias favoritas es cuando Dios envía a Samuel para designar a un nuevo rey:

«¿Cuánto tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Israel? Mejor llena de aceite tu cuerno, y ponte en camino. Voy a enviarte a Belén, a la casa de Isaí, pues he escogido como rey a uno de sus hijos… Samuel hizo lo que le mandó el Señor. Entonces Samuel purificó a Isaí y a sus hijos, y los invitó al sacrificio. Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: “Sin duda que éste es el ungido del Señor”. Pero el Señor le dijo a Samuel: “No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón”».

Estas palabras me tocaron en lo más profundo de mi ser. Desde entonces mi enfoque no ha estado arraigado a mis apariencias. Mi enfoque ha estado en tener la identidad que Dios me ha dado. Por lo tanto vivo para agradar a Dios y para las personas que me rodean.

  1. Enfócate en los demás.

    Cuando nos enfocamos en otras personas, dejamos de ser el centro de atención. Poner a otros primero desarrolla un sentido de libertad emocional. Las personas aprenden a buscar de ti por lo que eres y cómo has sido con ellos más que por tus apariencias.

    Además piensa en las otras personas que son grandes líderes y no tienen una gran apariencia, peor aún, tienen lo que se considera una discapacidad o limitación física. Eso no les ha impedido triunfar y lograr grandes cosas.

  2. Enfócate en tu corazón.

    El rey Salomón dijo «Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida». Proverbios 4:23. «Por sobre todas las cosas», es decir, poner como prioridad número uno, cuidar tu corazón.

    El corazón espiritual representa la identidad personal de cada quien. Es donde tus sueños, tus deseos y tu pasión viven. Es lo que te conecta con Dios y con los demás.

    Las personas llaman más la atención cuando tienen un corazón puro, íntegro, alegre y humilde; cuando te relacionas con los demás; cuando animas a otros; cuando eres una fuente de recursos para otros; cuando estás dispuesto a ayudar. Todo fluye a través del corazón, después de todo «de él mana la vida».

  3. Enfócate en lo que Dios dice sobre ti.

    No somos casualidad, somos su mejor creación intencional. Dios nos creó a su imagen y semejanza para tener una relación íntima con nosotros. Significa que tú has sido creado y formado a su imagen y quiere que otras personas vean a Jesús cuando te miran a ti.

    Él no se fija en tus apariencias, cómo luzcas o cómo te veas, el está enfocado en ti como persona.

    Nos enseña a poner la confianza en él y la eternidad en el Señor Jesucristo, lo que significa hacer todas las cosas por y para Cristo.

Transforma tu mente de acuerdo a los conceptos de Dios, no a las burlas y rechazos de las personas Tuitea esta frase!

Podemos cambiar nuestra actitud frente a las circunstancias pasadas. Todo va a requerir tiempo y aprender a transformar tu mente de acuerdo a los conceptos de Dios, no a las burlas y rechazos de las personas.

¿Alguna vez te has sentido rechazado? ¿Cómo crees que puedes superarlo?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .

  • Pingback: Dale un batazo al rechazo | Juan Carlos Pérez Gómez()

  • Jose

    Juan carlos,gracias por sus palabras a la verdad que me ayudan bastante n ser mejor persona.
    Dios te siga bendiciendo un abrazo a usted y u familia.

    • http://juancarlosperezgomez.com/ Juan Carlos Pérez Gómez

      Aprecio mucho tus palabras! Muchas gracias!