Como diseñador, a veces siento que la creatividad se me escapa para un proyecto específico. A veces el trabajo en sí, no me inspira. No quiero seguir adelante, no me viene nada a la mente, no me surge ninguna idea, se ma ha ido completamente la inspiración creativa. ¿Qué hacer en esos momentos?

Podría comenzar con establecer mi rutina clásica para buscar inspiración. Estoy seguro que si trabajas en el campo creativo de alguna forma u otra has puesto en práctica estos principios:

  • Me relajo. Trato de descansar. Pararme de mi escritorio, dar una vuelta.
  • Hago otro tipo de trabajo. A veces es bueno hacer otra cosa totalmente diferente.
  • Busco en mi mural de inspiración (un lugar en donde mantengo fotos y recortes que me puedan dar nuevas ideas). Un mural digital como Pinterest y otras aplicaciones como Ember también las uso.
  • Hago esquemas y dibujos. Es sorprendente como saltan ideas nuevas a la mente cuando uno dibuja.
  • Leo libros. La lectura es una de las principales fuentes de inspiración.

En fin, hay muchas otras formas de buscar esa creatividad que a veces se nos escapa.

Inspiración de lo alto

Pero te voy a plantear algo diferente. ¿Qué tal si te digo que puedes buscar inspiración divina? Inspiración de lo alto… sí, eso mismo: Inspiración de parte de Dios. Por más loco que te pueda parecer… bueno, después de todo «el evangelio es una locura para los que se pierden», piensa por un momento en las posibilidades.

¿Qué tal si antes de realizar cualquier proyecto, le pides a Dios que te inspire, te ayude, te de sabiduría e inteligencia. Que te de la creatividad que necesitas para comenzar a trabajar?

La Biblia cuenta que Dios le dijo a Moisés que había escogido a Bezalel para la realización de trabajos muy importantes como la tienda de reunión, el arca y otros trabajos artísticos. Dios mismo lo llenó con Su Espíritu, lo llenó de sabiduría, inteligencia y capacidad creativa (Exodo 31:3). No solamente lo hizo con Bezalel sino también con todos los artesanos.

La pregunta es: ¿Puede Dios llenarme de Su Espíritu, darme sabiduría, inteligencia y capacidad creativa ahora? La respuesta es .

  1. Puedes pedir ser lleno de Su Espíritu.

    Nosotros somos afortunados que Dios, a través de su Hijo nos dio acceso al Espíritu Santo y podemos pedir ser llenos de Él (Juan 14:16-18).

    «Así que si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes lo pidan». Lucas 11:13

  2. Puedes pedir sabiduría e inteligencia.

    «Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie». Santiago 1:5

  3. Puedes pedir y Él te dará.

    Podemos pedir confiadamente a Dios estas cosas.

    «Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre». Mateo 7:7-8

La clave de todo, conocerlo a Él

Dios se interesa por tu esfuerzo en tu trabajo y se alegra cuando buscas Su ayuda. No se trata de tú saber mucho, ser el más inteligente o el más creativo. De hecho, Él rechaza la sabiduría humana (1 Corintios 1:21) y te pide que busques la sabiduría que proviene de Él. Se trata de conocerlo más a Él, establecer una relación, establecer una conversación y escuchar lo que Él tiene que decirte.

Dios se interesa por tu esfuerzo en tu trabajo y se alegra cuando buscas Su ayuda

Tuitea esta frase!

Cuando buscas conocerlo a Él y es tu prioridad, todo lo demás vendrá por añadidura (Mateo 6:33). Haz de esto tu estilo de vida y verás como cada día ganará más importancia en tu proceso de buscar un nuevo toque creativo.

Lo lindo de esto es que se aplica para cualquier trabajo. Ningún trabajo es insignificante para Dios. Mi profesora de creatividad decía que todos podemos usar la creatividad no importa el área: «Una señora puede barrer su casa de muchas maneras creativas», decía.

Es más, si el trabajo no te gusta o sientes que no quieres hacerlo es el momento preciso para pedir a Dios Su ayuda.

«Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes». Jeremías 33:3

¿Te atreverías a pedir a Dios sabiduría, inteligencia y capacidad creativa?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .