Este es un artículo invitado de Licelot, quien trabaja como mercadóloga digital, planificadora de bodas y eventos, pastora de jóvenes y encargada de la escuela dominical en Cántico Nuevo Comunidad Cristiana. Puedes seguirla en PinterestFacebook e Instagram.

Al inicio del nuevo año escolar, los padres nos concentramos y afanamos en lo gastado de los útiles, uniformes y libros, solamente de pensarlo, me da dolor de cabeza. Para el «regreso a clase» de este año, he tomado la decisión de enfocarme. Quiero entregar a Dios nuestros hijos, quienes más tarde contarán de Sus maravillas por el impacto y empoderamiento que les dimos.

Durante las vacaciones, no tuvimos la oportunidad de llevar a nuestros hijos a un campamento o una actividad especial. El reto de tenerlos en la casa no fue nada fácil. Entre discusiones, gritos y “saltadera” la casa se convertía en un maravilloso caos.

Sin embargo, esto nos dio la oportunidad de compartir más con ellos, observar actividades y comportamientos que no habíamos visto.

¿Sabes cómo fui sorprendida una mañana?

¡Sorpresa! Mi hijo mayor, Juan Diego, por iniciativa propia, estaba sentado en su silla leyendo la Biblia. Me llenó de gran satisfacción poder ver el resultado de mucho tiempo de inversión, ánimo y empoderamiento en la vida de él.

Desde que están pequeños, Juan Carlos tiene el hábito de leerles la Biblia todas las noches, sembrando cada día la voluntad de Dios para sus vidas. ¡Qué bendición!

Padres, debemos guiar y empoderar a nuestros hijos para que busquen más a Cristo.

«Mis labios pronunciarán parábolas y evocarán misterios de antaño, cosas que hemos oído y conocido, y que nuestros padres nos han contado. No las esconderemos de sus descendientes; hablaremos a la generación venidera del poder del Señor, de sus proezas, y de las maravillas que ha realizado». Salmos 78:2-4 NVI

El retrato más cercano que nuestros hijos tienen de Dios somos nosotros. Como padres tenemos la responsabilidad de enseñarles el poder del Señor y sus proezas. ¿Cómo podemos transmitir a nuestros hijos las maravillas del Señor, animarlos y empoderarlos durante esta etapa del año?

  1. Animándolos a tener corazones agradecidos.

    Para muchos de nosotros invertir en la educación de nuestros hijos es un gran sacrificio. Anima a tus hijos a ser agradecidos por la bendición que tienen de estudiar en su colegio y que esta buena dádiva sólo proviene de Dios. Esto ayudará a formar una futura generación dependiente de Él y que serán futuros mayordomos o administradores agradecidos de las riquezas que Él pondrá en sus manos.

  2. Anímalos a incluir a Dios en todas las tareas y proyectos de su colegio.

    Así como yo pongo mis proyectos en las manos del Señor (Proverbios 16:3), debemos de enseñarles a orar por cada tarea, práctica o proyecto que ellos tengan, no importa lo pequeño o grande, fácil o difícil que sea el proyecto.

  3. En momentos de dificultad escolar, ministra a tu hijo con palabras de ánimo.

    Tal vez en alguna materia, problemas con los amigos o cualquier situación, ministra a tu hijo con palabras de ánimo. Háblale de que el Señor está con él en todo y Él le da valor para seguir. Esto le ayudará a afianzar un carácter lleno de valentía y su autoestima estará cimentada en lo que Dios dice de él: «un vencedor».

    «¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas». Josué 1:9

    «En todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó». Romanos 8:37

  4. Siembra en ellos organización y disciplina.

    Motívalos a acostarse y levantarse temprano para estar a tiempo. Anímalos a que sean sabios con el tiempo que Dios les ha dado y cuáles son sus prioridades.

Como padres tenemos la responsabilidad de enseñarles el poder del Señor y sus proezas.

Qué mejor manera de contarles a nuestros hijos sobre las proezas y maravillas del Señor que cuando tomamos un tiempo a diario para leer Su Palabra con ellos. En este hermoso tiempo irán descubriendo y conociendo a un Dios de amor que dio su vida por nosotros. Verás que algún día te sorprenderás.

«Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará». Proverbios 22:6

¿De qué otras formas puedes animar a tus hijos durante esta etapa de sus vidas?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .

  • Karina De Salinas

    Excelentes cosas para poner en practica….muchas gracias!..bendiciones para esa hermosa familia!

    • http://juancarlosperezgomez.com/ Juan Carlos Pérez Gómez

      ¡Gracias Karina! El trabajo de su ministerio es parte de este empoderamiento. Definitivamente eso también sembró mucho en la vida de ellos. Un abrazo para ustedes!