Te has detenido a pensar si eres una persona exitosa. ¿Logras lo que siempre te propones? ¿Eres un de las personas que dice que el éxito es tenerlo todo en la vida y ganar mucho dinero? Aunque muchas veces pienso así, por algunas caídas y frustraciones en mi vida, he aprendido que éxito en mi vida tiene otro significado y para lograrlo día a día se requiere algunos componentes.

Una mañana mi mamá me pasó una revista para que leyera un artículo de un escritor que escribe sobre “el éxito”. Mientras me lo pasaba me dijo “me gustó este artículo…pero yo no creo mucho en las personas que escriben sobre éxito”. Sin pensarlo mucho le contesté “yo tampoco”.

Primero, creo que mi respuesta viene por mi frustración de seguir a los líderes equivocados. Líderes que piensan que el éxito se trata de buscar dinero, por el nivel de influencia, por el poder que tienes, o simplemente seguir a líderes que piensan que todo se trata del “yo”, te llenan la cabeza con la idea que puedes lograrlo con tu propia fuerza.

Segundo, he seguido a buenos líderes, con buenas enseñanzas. Pero, esta vez no quería poner sus buenas sugerencias en práctica en mi vida. Quizás por tener la idea errónea de que no eran para mi o simplemente por negligencias a seguirlas por miedo al fracaso.

Mientras me daba una segunda oportunidad de aprender, buscar nuevas enseñanzas, de “coger lo bueno y desechar lo malo” y tratar de alcanzar aquello que muchos llaman éxito, traté primeramente de definir lo que era tener éxito en la vida.

¿Cómo puedo definir el éxito?

Mientras meditaba sobre esto, recordé una conversación con mi sabio pastor hace varios años.

Le dije “ya tu tienes todas las recompensas que ofrece el cielo, tu vas a recibirlo todo, porque ese es tu trabajo, predicar la palabra de Dios… pero qué hay para el resto?”, en pocas palabras, le estaba diciendo “ya tu has alcanzado el éxito en tu vida”, y que gran éxito llegar al cielo con grandes galardones!

El me contestó “bueno…tu tienes una familia, te preocupas por ser un buen esposo y padre. Tienes un trabajo, lo haces con esmero y esfuerzo. Haces todo lo posible por ser un buen administrador de los bienes que Dios te ha dado. Sirves a Dios. Simplemente estás haciendo la voluntad de Dios para tu vida. El Señor ve esas acciones, ese es tu galardón.”

Esas palabras siempre me recordarán que el éxito es hacer la voluntad de Dios.

Es poder cumplir y vivir de acorde a mis valores. Es poder bendecir a otros con los dones que Dios me ha bendecido. Es vivir una vida llena de alegría y contento con lo que Dios me ha dado. Es estar contento porque he superado muchos obstáculos para estar en el lugar donde estoy ahora.

Éxito es vivir de acorde a la voluntad de Dios en tu vida

Tuitea esta frase!

Para ver tus éxitos realizados en tu día a día, hay cinco componentes importantes que me ayudan a conseguirlo:

  1. Establece tu plan de vida. Define lo que quieres ser, lo que quieres lograr y a dónde quieres llegar. Debes saber quién eres y trabajar en base a eso. Aquí te doy tres razones para tener un plan de vida.
  2. Ponte en acción. Parte de mi error fue el no aceptar la responsabilidad de lograr algo y el temor al fracaso. Era negligente en muchas áreas comenzando conmigo mismo. Si quieres lograr algo, debes ponerte en acción. La mejor forma de aprender es la práctica. No esperes a tener todas las soluciones. Comienza ahora!
  3. Vive lo que predicas. Cuando buscas vivir de acorde con tus principios, ponen en ti el deseo de seguir. Cada día evalúa donde estás y qué es lo que debes hacer mejor.
  4. Busca las fuentes correctas. Es importante que te capacites en lo espiritual y profesional. Esto te da ánimo a seguir, aprendes, lo pones en práctica y puedes compartir con otros. Pero debes buscar los materiales correctos. Hay autores que lamentablemente te ofrecen la idea equivocada del éxito. Mi primera fuente es la Biblia, es mi manual de instrucciones. También, libros de crecimiento personal, productividad, liderazgo, preferiblemente con un enfoque cristiano. Luego de seguir paso a paso buenas sugerencias, me he dado cuenta de que está dando resultado.
  5. Celebra tus logros. Por más pequeño que sea, aplaude cada tarea realizada. Esto me anima!. En casa de que no pueda cumplir, evalúo lo que pasó y sigo adelante. Bill Gate cita “Está bien celebrar el éxito pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”. (No puedo creer que lo esté citando, pero tiene mucha razón).

El éxito es simplemente hacer lo que Dios quiere que hagas. Amar a Dios, amar a tu prójimo, cuidar lo que él te ha dado y hacerlo bien! Estos componentes me ayudan a enfocarme en lograrlo.

¿Qué es para ti el éxito? ¿Crees que tienes éxito en tu vida? ¿Cómo lo logras?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .

  • Charlie Finocchiaro

    Estoy muy de acuerdo con los comentarios de Juan Carlos. El éxito es entender que pertenecemos a Dios. El es nuestro dueño y por ende el Jefe de nuestra vida y agenda. Padres no deben orientar a sus hijos con la pregunta: ¿Qué carrera deseas estudiar? Deben preguntarles: ¿Cuál carrera crees que Dios desea que persigas? Dios nos dio talentos que debemos aceptar, desarrollar y aplicar. Por eso, un creyente fiel pone sus estudios, su trabajo, su familia y su agenda en las manos de Dios para cumplir con sus propósitos para nuestras vidas. Vivir así es tener un vida exitosa y una vida abundante.

  • Pingback: Dos conceptos que te ayudarán a cumplir tus metas()

  • Pingback: Muestra tu mejor sonrisa()