¿Alguna vez has sentido que lo que haces no te satisface? Haz terminado un trabajo específico, un proyecto, cualquier cosa que haya requerido de tu talento y de repente llega una voz a la mente y te dice estas palabras: «nada me queda bien», «este trabajo no está perfecto», «no soy bueno para esto». ¿Cómo puedes superar este estado de ansiedad y de una vez por todas creer en lo que haces?

Recuerdo una de las primeras clases en la universidad. Estaba trabajando con un proyecto, cuando el profesor se acerca a mi escritorio, mira mi trabajo y me escribe una «F» en el papel. Lo miro fijamente y le pregunto: «¿por qué?». Sin mucha explicación simplemente me dijo que lo estaba haciendo mal.

No me consideraba un buen diseñador.

Este hecho produjo en mí mucha inseguridad y luego inconformidad con mi trabajo. Pensaba que todo lo que hacía no era lo suficientemente bueno. Nada de lo que hacía me satisfacía.

Cuando creaba algo, me veía obligado a entregar los trabajos con cierta incertidumbre y duda. No estaba nada contento con el resultado. Cada pieza trabajada, para mí estaba incompleta o no cumplía con los estándares que me había establecido. Eso ponía mucha tensión en mí. Sentía frustración. En mi corazón no me consideraba un buen diseñador.

¿Cómo puedes superar este estado de ansiedad, duda e incertidumbre cuando no estás contento con lo que haz hecho?

  1. Comienza de nuevo.

    Cuando vi la «F» en el papel me puse super nervioso porque se acercaba al hora de entrega. Fui corriendo a comprar otro papel para comenzar todo de nuevo.

    Es posible que en algún momento hayas fallado. Hayas hecho algo que para lo único que sirve es para botarlo a la basura. No te quedes parado como si ese fuera el fin. En vez de auto criticarte con palabras negativas hacia ti o hacia tu trabajo, piensa en cómo puedes hacerlo mejor. No lo pienses dos veces, comienza de nuevo.

  2. Aprende de los errores.

    De todo se puede aprender. Los errores siempre serán parte del proceso de aprendizaje. Quien no comete errores simplemente no lo está haciendo bien. Tuitea esta frase!

    Date el permiso de cometer errores de vez en cuando. Ríete de ellos. Llámalo un «ensayo», «una práctica», porque lo que viene será mejor.

  3. Olvida los detalles al principio.

    «El éxito no es lo único que encontrarás en los detalles. También encontrarás demora, desacuerdo, reuniones y atrasos. Estas cosas pueden matar la moral y disminuir tus posibilidades de éxito». Jason Fried

    No te pongas a buscarle «las cinco patas al gato» desde el principio. Esto traerá retraso y descontento. Hasta puedes dejar el trabajo sin terminar.

    Es mejor avanzar con el trabajo, sentirás la sensación que estás progresando. Añade los detalles al final.

  4. Hazlo una vez más.

    No te sientas estancado con el primer resultado. A veces le das vueltas y vueltas a la misma cosa. Quizás estás estancado en los detalles. Sigue adelante y crea otra opción.

    «La práctica hace al maestro». Como creador siempre debes practicar cada día más. Te sentirás más seguro de ti y de lo haces.

  5. Sé crítico contigo, pero no tanto.

    Ser crítico contigo mismo puede ser bueno. Significa que estás evaluando lo que has hecho. Lo estás viendo desde otra perspectiva. Significa que tienes buen gusto, que quieres hacer algo bueno y de calidad.

    Hazlo con medida. Una advertencia es cuando comienzas a quejarte, a sentirte mal por ti y a frustrarte. Cuando llega ese momento es tiempo de parar.

    Sí, es cierto que algo puede ser siempre mejor, pero no significa que lo que has hecho está del todo mal. Pregúntale a otra persona y verás que los resultados serán positivos.

Al pasar los años he aprendido a superar mis inseguridades, a dar un giro a mi forma de pensar, dejo de ser duro conmigo mismo. Tú también puedes hacerlo, porque esto es parte de la vida.

¿En qué áreas de tu vida no estás contento o satisfecho con lo que haces? ¿Cómo puedes cambiar esto?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .