Cada mujer representa un vaso en la vida del esposo. Un vaso que debe ser llenado cada día. Mientras ese vaso esté lleno tu esposa se sentirá amada, feliz y sobre todo la relación siempre estará fortalecida. Para los esposos debe ser una de las prioridades más importantes de la vida.

«De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada (en otras versiones dice “como a vaso más frágil”), y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes.» 1 Pedro 3:7

Cada hombre y mujer tiene un lenguaje del amor, según Gary Chapman, y si utilizamos el lenguaje correcto mantendremos ese vaso lleno. Como hombre, mientras entiendas el lenguaje del amor de tu esposa la mantendrás sintiéndose única e increíblemente amada.

Independientemente de su lenguaje de amor, trato de expresar a mi esposa palabras dulces y acciones que a toda mujer le encanta escuchar. Trato, por supuesto, de aprender su lenguaje específico pero siempre exploro con los lenguajes que a cualquier mujer le encantaría escuchar de su marido.

Como hombre, mientras entiendas el lenguaje del amor de tu esposa la mantendrás sintiéndose única e increíblemente amada.

Tuitea esta frase!

Este es mi listado que me ayuda a mantener el vaso de Licelot siempre lleno:

  1. Te amo hasta K-PAX.

    K-PAX es una galaxia que no existe, viene de la película con el mismo nombre. Licelot y yo jugamos con esto desde que vimos la película. «¿Cuánto tú me quieres?», preguntamos, «¡Hasta K-PAX!», respondemos. Es nuestra forma de decir, infinitamente.

    Es importante acompañar la palabra te amo con «el por qué te amo», «cuánto te amo». Esto afirma su confianza.

  2. ¿En qué te puedo ayudar?

    Como esposo me preocupo por ser un líder servidor. Estar listo para poder hacer cualquier tarea. A mi esposa le encanta cuando la ayudo o me pongo al servicio de ella.

    «Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor.» Gálatas 5:13

  3. Eres la mujer más bella del universo.

    No importa que esté junto a ella en medio de las chicas de Miss Universo. Ella siempre querrá escuchar de mi boca que es la mujer más bella entre todas.

  4. Eres la mejor esposa del mundo.

    Así mismo como afianzo su belleza también debo afianzar su corazón. Me aseguro de elogiarla por lo que ella es.

  5. Lo siento, lo que hice estuvo mal, ¿me puedes perdonar?

    No dejo que mis errores interfieran en la relación. No espero que pase un minuto para ir a disculparme y restablecer la relación. Aún si el error fue de ella trato de tomar el primer paso para lograr la reconciliación. Ella siempre acepta estas palabras y no piensa menos de mí, todo lo contrario.

    «Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti. deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda.» Mateo 5:23-24

  6. ¿Cómo puedo ser un mejor esposo?

    Aunque sea el esposo perfecto, por supuesto estoy lejos de eso, a ella le encanta escuchar el hecho de que quiera desarrollar mi persona y mejorar la relación.

  7. ¡Gracias por todo lo que tú haces!

    A veces siento que trabajo más que ella, aunque pueda ser la verdad, ella también trabaja mucho y se cansa igual que yo. Le agradezco todo lo que ella hace, por más pequeño que sea.

  8. Tú haces «esto o aquello» de forma excelente.

    Es importante siempre dar palabras de ánimo a otros y eso incluye a mi esposa, crea confianza y seguridad con lo que ella hace. ¡La animo para desarrollar sus proyectos que sé que ella haría bien!

    «Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.» 1 Tesaloninces 5:11

  9. Quiero pasar tiempo contigo.

    A pesar de lo ocupado que esté y todo lo que demanda la vida, está entre mis prioridades de este año pasar más tiempo a solas con mi esposa. Es una oportunidad para entregarme a ella y ser intencional en estrechar la relación.

    «Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.» Juan 15:13

  10. Te quiero regalar esto.

    El regalo es el símbolo visual del amor. Muchas mujeres se identifican con este lenguaje del amor, el cual requiere ser siempre detallista. Mi esposa es una de ellas. Como esposo debo buscar siempre la forma de poder encontrar un detalle que a ella le guste.

    «Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce.» 1 Juan 4:7

Esto debe ser un hábito no solamente para ser un buen esposo, si no también para ser un buen modelo para mis hijos, para jóvenes que no pueden ver esto en sus casas y para otros esposos que estén batiendo demasiado su vaso.

Piensa en cómo estas pequeñas palabras y acciones pueden hacer la diferencia en la vida de otras personas, principalmente, en la de tu esposa.

¿Qué otras palabras o acciones te gustan o te gustaría escuchar de parte de tu cónyuge?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .