Albert Einstein dijo que «La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio». Así mismo hay aspectos de nuestras vidas que debemos mantener para no caer.

Una vez cuando fui estudiante de intercambio mi mamá anfitriona llegó de un viaje local, y mientras le ayudaba a desmontar sus paquetes me encontré con algo muy inusual, era un monociclo.

«¿Qué es esto?» – le pregunté, sabiendo obviamente lo que era, pero haciéndome el chivo loco, para escuchar su respuesta.

«Lo traje para Lee (mi papá anfitrión), él montaba cuando joven, lo vi en una tienda y decidí comprárselo».

«Wao, Lee sabe montar eso! Me encantaría aprender», – le contesté.

«Claro que sí, a Lee no le importará prestártelo», respondió

Me quedé tan intrigado por el aparato que unas semanas después antes de que oscureciera salía a tratar de montarme en esa cuestión. No me había dado cuenta lo difícil que podía ser.

Tienes que saber mantener el equilibrio. Mantenerlo no es fácil, debes pedalear y al mismo tiempo balancearte hacia los lados girando todo tu cuerpo haciendo rotar el mono pedal. A diferencia de la bicicleta, además de mantenerte pedaleando para poder avanzar debes controlarlo con todo tu cuerpo y estar enfocado o si no simplemente perderás el equilibrio.

Una mirada hacia atrás

Dando una retrospectiva a mi vida, recordé algunos principios que me enseñó esta familia, utiliza la metáfora de montar un monociclo y mantener una vida balanceada. Parecería que estuvieran citando a Stephen Covey directamente de su libro «Los siete hábitos de la gente altamente efectiva», lo que me despertó y me llevó a reflexionar y viajar en el tiempo a este punto de mi vida.

Recuerdo que me senté y me sermonearon como cualquier pareja de padres le daría consejos a su hijo. Me dijeron: «Juan Carlos, si quieres dominar el monociclo debes dominar los pedales y tu cuerpo. Debes saber a dónde girar, si vas para el lado contrario te vas a caer. Así mismo tu vida se basa en cuatros aspectos que debes aprender a dominar para mantener tu vida balanceada.»

Aunque no recuerdo del todo palabra por palabra, de hecho creo que me hablaron de cinco aspectos, los principios se mantienen y los refuerzo con comentarios del mismo libro.

  1. El aspecto social.

    Algo importante durante un año de intercambio es hacer relaciones. Al principio, no conoces a nadie y debes relacionarte poco a poco. Lamentablemente no todos resultaron de buena influencia. Me imagino que es por eso que comenzaron con este aspecto.

    «Si quieres mantenerte montado, es importante cultivar relaciones duraderas con otras personas»

    Tu vida estará balanceada cuando encuentres aquellas personas que te ayuden a levantarte en vez de dejarte caer. Tuitea esta frase!

    Es muy fácil estar al lado de personas que critiquen a otros, que hablen groserías, que les guste visitar sitios no agradables. Debes ser intencional para alejarte de estas personas. Más bien, tu vida estará balanceada cuando encuentres aquellas personas que te ayuden a levantarte en vez de dejarte caer. Personas que te añadan en vez de restar.

    «Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades.» Proverbios 13:20

  2. El aspecto físico.

    «Para montar el monociclo debes estar en buen estado físico»

    También me hablaron de que un buen equilibrio en la vida se trata de cuidar tu cuerpo, tu salud. Mi padre anfitrión levantaba pesas en el garaje todos los días, siempre hablábamos mientras le hacía compañía. Me comentaba todos los beneficios del ejercicio. Meses después me uní a él.

    Otro aspecto relacionado con la parte física, tiene que ver con la alimentación. En ese año de intercambio fue cuando aprendí a comer ensalada.

    «¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.» 1 Corintios 6:19-20

  3. El aspecto intelectual.

    «Debes estar enfocado para no caer, reaccionar rápido y saber a donde girar»

    Aprender, aprender y aprender. Nunca dejes de aprender. Me motivaron a amar la lectura y dejar de hacer las cosas que realmente no me aportan nada como ver algunos programas de televisión y leer libros sin ningún contenido.

    Estas personas aprovechaban cada minuto de su tiempo. Dedicaban tiempo para aprender y mantener su mente activa y enriquecer su vida de acuerdo a su propósito.

    De la misma manera, aprende a seleccionar contenidos de calidad, educativos y entretenidos.

    «Entrégate a la instrucción; presta suma atención a las palabras de conocimiento.» Proverbios 23:12

  4. El aspecto espiritual.

    «Cuando dominas el monociclo te sientes en las nubes»

    Crea y vive bajo un sistema de valores, creados por la meditación en las Escrituras y por la oración. «Es la mejor forma de fortalecer tu mente, renovar tu alma y comprometerte con el servicio a Dios.» Stephen Covey

    Cuando comenzamos nuestro día espiritualmente fuerte será más fácil enfrentar nuestro día.Tuitea esta frase!

    «Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.» Marcos 12:30

Debo decir, que me da pena que estas enseñanzas se quedaron estancadas en lo más profundo de mi corazón. Perdí buenos hábitos como hacer ejercicios y consumir buenos contenido. Abandoné completamente la parte espiritual desde que entré a la universidad y me junté con personas que no me aportaron nada. Al evaluar mi vida y dar una mirada hacia atrás, no le presté caso a estos sabios consejos. Hoy día, me arrepiento de haber perdido mucho tiempo con cosas que no son importantes.

Para finalizar la historia con el moniciclo, una semana después le daba una vuelta completa a los pedales llevando el monociclo hacia delante. Finalmente, aprendí y podía darle una vuelta a la cuadra completa.

Nunca es tarde

Doy gracias a Dios que a pesar de todo, he vuelto a retomar estos aspectos y trato de ser intencional en cada uno. Yo te animo a que trates de cultivar excelentes relaciones, amistades, busca consejeros piadosos, cuida tu salud, dedica más tiempo a la lectura y al aprendizaje y sobre todas las cosas ama a Dios.

Por supuesto siempre hay margen para mejorar cada día. Para mí este año ha sido un buen logro y buen testimonio. Espero que cada día sea mejor. Y por qué no, desempolvé el monociclo y lo monté otra vez.

img-mono

¿Está tu vida balanceada en estos cuatros aspectos? ¿Cómo puedes mejorar?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .