Llegó el tiempo de navidad, en donde deberías estar feliz, en familia, tranquilo y pasar unas semana de paz y armonía. La realidad es que estas cargado, preocupado y ansioso. Los problemas te agobian y el retrato de paz que tienes sobre la navidad esta nublado. ¿Cómo obtienes la paz verdadera?

Si pienso en el momento más precioso de navidad que puedo imaginar sería el nacimiento de Jesús.

Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: «Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.» Lucas 2:10-14

Cuando vemos este retrato del nacimiento de Jesús siempre lo visualizo como el momento más feliz y tranquilo que podamos imaginar. Sin embargo, quizás la realidad para José fue distinta.

Imagínate esto: José se entera que su futura esposa está embarazada de Dios, «¿cómo tu respondes a esto?». María con nueve meses de embarazo, tiene que realizar un viaje largo montada en un burro. «Hey, mi esposa tuvo tres, yo sé el estrés e incomodidad que pasó ella para montarse en el carro». Para colmo, no encontraron ningún sitio para quedarse, «¡dar a la luz en un establo!». Como si fuera poco tienen que salir rápido con el infante porque Herodes estaba matando a los niños recién nacidos. Díganme si eso no le generó estrés.

Lo interesante es que dos mil años después pasas este tipo de circunstancias, ansiedad y preocupación cada día. Miras a tu alrededor, piensas y sale de tu boca: «lo único que quiero es tener paz». Para hablarte la verdad, estás diciéndote una mentira. Proclamar esto es decirte: «quiero tener una vida sin problemas». Siempre vas a tener problemas. No vas a poder evitarlos. Hasta el mismo nacimiento del Príncipe de paz no fue nada fácil.

Entonces, ¿Cómo puedes tener la paz verdadera?

  1. Tener paz es tu decisión.

    Vivimos en un mundo con mucha ansiedad, tensión, vemos familia destrozadas, cargas financieras, deudas, malas relaciones en el trabajo, robos, homicidios, vanidad, terrorismo. Por más que intentamos buscar la paz, no la encontramos. Sin embargo, tú eres el único que puedes decidir tener paz. Así como decidir ser feliz y tener buena actitud. Decide vivir en paz.

  2. Jesús es quien te da la paz.

    Yo he experimentado la paz que nada ni nadie me ha podido dar. No porque he intentado resolver mis problemas con mi esfuerzo y/o con mis recursos, más bien porque he acudido a Él en oración.

    Quizás tus problemas no serán resueltos al instante, pero solamente al hablar con Jesús experimentarás algo extraordinario.

    No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

  3. Jesús te acerca al Padre.

    Quizás tu carga y ansiedad vienen porque estás alejado de Dios. No te sientes digno, te sientes culpable, hay asuntos sin resolver en tu vida. Este es el momento de estar tranquilo. Busca estar en paz con Dios a través de Su Hijo.

    En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Romanos 5:1

    Cristo quien nunca pecó, cargó con nuestros pecados en la cruz y se levantó de los muertos. Él quien está en el trono junto al padre. Él es Principe de Paz. Nosotros podemos tener Paz con Dios cuando aceptemos a Jesús como nuestro Salvador. Este es el momento, esta es la navidad.

No dejes pasar el día de navidad sin experimentar la verdadera paz en tu vida. Enfrenta tus problemas, tu ansiedad y preocupaciones buscando a Jesús. Decide tener paz en tu corazón a pesar de tus circunstancias. Que el retrato del pesebre sí sea de paz y bendición para tu vida.

¡Feliz Navidad!

¿Estás listo para tomar el paso para tener paz en tu vida?

Para dejar tus comentarios, haz clic aquí .